Isla Hornos
 

Datos Estadísticos Armada de Chile

1.-  Información general.
Es la más austral del grupo de las Hermite y particularmente  notable por el  famoso Cabo  de su nombre. 

El terreno de la isla Hornos está formado en su mayor parte por turba y algunos manchones graníticos que permiten llegar hasta la cumbre del Cabo de Hornos, la que se alza a 425 metros de altura.  Debe tenerse presente que el ascenso es difícil y exige unas 4 horas para llegar  a la cumbre.

2.-  Faros.
En la parte sur de la isla existe un faro, construido en 1962, cuyas características son:  Un destello blanco cada 12 segundos; altura 40 metros; alcance geográfico 17 millas; visible del 249° al 080°.

En la punta Espolón – ubicada en el extremo S.E.  de la isla Hornos – se encuentra  el Faro Monumental Cabo de Hornos, construido en 1991, cuyas características son: Un destello blanco cada 5 segundos; altura 57 metros, alcance geográfico 20 millas; visible del 127° al  056°.  Faro equipado con RACON.

3.-  Exigencia de Práctico chileno.
Los buques que se dirigen al Cabo de Hornos con la intención de desembarcar pasajeros, deben hacerlo con Práctico chileno.  Hay un fondeadero – llamado Caleta León – que se encuentra al N.E. del Faro Monumental y a unos 800 metros del faro.  Sobre la misma costa existe un desembarcadero para embarcaciones menores y una escala que permite subir al Puesto de Vigías y Señales – P.V.S. – donde hay una dotación permanente de personal  de la Armada de Chile,  cuya misión principal es mantener los faros encendidos, ejercer el Control Naval del Tráfico Marítimo en el área y emitir boletines meteorológicos cada tres horas.

4.-  Corriente del Cabo de Hornos.
La corriente que pasa por el S de las islas situadas al S. de la Tierra del Fuego es conocida como corriente del Cabo  de Hornos y tira en dirección general hacia el E. hasta el meridiano de las islas Diego Ramírez.  Desde este punto, dicha corriente toma una dirección más inclinada hacia el N.E. en dirección hacia el estrecho de Le Maire y la isla de los Estados y pasa finalmente a unirse con la corriente de las Falkland o Malvinas.

La intensidad de la corriente del Cabo de Hornos es variable y está frecuentemente influenciada por los vientos dominantes.  De observaciones efectuadas en 1910 y en 1927 se concluyó que esta corriente alcanza a unas 22 millas por día.

5.-  Corriente de mareas.
La onda de mareas que avanza desde el océano Pacífico contornea el Cabo de Hornos y se dirige hacia el Atlántico en el espacio comprendido entre las islas Falkland y el continente.

En el estrecho de Le Maire  la estoa  de la marea se produce muy cerca de la hora de la plea o bajamar  en la bahía Buen Suceso.  La corriente de flujo tira hacia el N. y la de reflujo hacia el S. alcanzando una velocidad de 1 a 3 nudos.

6.-  Presencia de témpanos.
La presencia de témpanos en el Cabo de Hornos es de rara ocurrencia.  Sin embargo es frecuente encontrarlos en el océano Atlántico austral.  Aparecen ocasionalmente en  la  latitud del Cabo y aún  mucho más al norte, a lo largo de la costa patagónica oriental, alcanzando eventualmente hasta la latitud de 38° S.

7.-  Datos estadísticos meteorológicos.
De acuerdo con datos estadísticos proporcionados por el Servicio Meteorológico de la Armada de Chile para el período 1982 – 1999, (19 años) los registros proporcionan los siguientes valores medios anuales para el P.V.S.  Isla de Hornos.

Presión barométrica media en el período 995,14  H.P.A.
Temperatura media en el período 5,3°  Celsius
Temperatura máxima en el período 20,5° Celsius (febrero 1996)
Temperatura mínima en el período - 14,5°  Celsius (junio 1992)
Humedad relativa media en el período 86.4 %
Dirección viento promedio en el período  264°
Intensidad máxima promedio en el período 84 nudos
Intensidad máxima registrada en el período 119 nudos (agosto 1995)
Agua caída (promedio anual en el período) 697,5 mm.
Agua caída año más lluvioso 1263.2   (1990)

8.-  Clima.
Todos los exploradores e hidrógrafos que han estudiado la zona austral, están de acuerdo en establecer que la primavera es la época de las más violentas tempestades, mientras que en invierno se experimenta una calma relativa.  En efecto, la velocidad media del viento en primavera es mayor que en invierno y su dirección dominante es de los cuadrantes 3° y 4°.  Durante el año los vientos de estos cuadrantes tienen una prevalencia de un 75%.

Este hecho, comprobado estadísticamente hoy en día, ya había sido notado por los Capitanes Philip Parker King y Robert Fitz Roy al establecer en las  “Sailing Directions for South America del año 1850”  que:  “Los vientos del oeste prevalecen durante la mayor parte del año”, refiriéndose a la zona del Cabo de Hornos, y señalando así mismo más adelante que: “los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre son los peores de todos para doblar el Cabo de Hornos”, agregando que: “el mejor tiempo se experimenta en los meses de abril, mayo y junio, a pesar que las horas luz son más cortas y las temperaturas medias bastante bajas, pero son los mejores para que una nave pueda doblar el Cabo en dirección oeste, además que el viento del E. se presenta en estos meses con mayor frecuencia.

Los mejores meses para efectuar el cruce desde el  Pacífico al Atlántico, vía Cabo de Hornos, son los de diciembre y enero, cruce que por ser de fácil y corta realización, no requiere de una mayor planificación previa en cuanto al momento de llevarlo a cabo”.

Como dato anecdótico cabe consignar que el cruce que marcó un récord en la demora en cruzar el Cabo de Hornos de E. a W. pertenece al velero SUSANNA, el año 1905, demorando 99 días  -  entre fines de agosto a fines de Noviembre de dicho año - y el récord opuesto, el más rápido, fue establecido por la fragata PRIWALL el año 1938 durante la primera semana de noviembre, hecho que constituye toda una excepción a lo anteriormente expuesto sobre los peores meses para cruzar el Cabo de E. a W.

Valparaíso, Agosto, 2000